Galletas de jengibre con canela

Galletas de jengibre con canela

En este post te enseñaremos a preparar unas deliciosas galletas de jengibre con canela paso a paso. Lo primero es enseñarte los ingredientes que vamos a utilizar para hacer 10 raciones y luego nos meteremos en faena. ¡Vamos al lío!

Ingredientes

  • 125 g. mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 50 g. azúcar blanco
  • 65 g. azúcar moreno
  • 175 g. miel gallega
  • 1 huevo pequeño
  • 390 g. harina de trigo
  • Los aromatizantes
  • ½ cdts bicarbonato
  • ½ cdts jengibre en polvo
  • Para decorar
  • ½ cdts canela en polvo
  • ½ cdts cardamomo en polvo
  • 1/4 cdts clavo en polvo
  • 1/4 cdts sal
  • 230 g. azúcar glass
  • 40 g. claras de huevo
  • 6 gotas vinagre blanco de vino

Pasos para preparar nuestras galletas de jengibre con canela

  1. Primero nos toca batir la mantequilla en un bol hasta que se haga una crema. La mantequilla debe estar a temperatura ambiente, con textura de pomada, para poder trabajarla.
  2. Añadimos el azúcar a la mantequilla y batimos de nuevo la mezcla hasta que se vuelva blanquecina.
  3. Echaremos la miel poco a poco, removiendo continuamente hasta integrar bien los ingredientes. Añadimos el huevo a la mezcla y removemos bien.
  4. El un bol aparte tamizamos la harina y el bicarbonato y añadimos el clavo, el jengibre, la canela, el cardamomo y la sal. Mezclamos con unas varillas y echamos la mezcla de harina al bol con el resto de ingredientes. Removemos hasta integrar totalmente, nos quedará una bola un poco pegajosa debido a la miel.
  5. Dividimos la masa en varias partes partes y las envolvemos en papel film. Metemos en la nevera durante 2 horas hasta que se endurezca. Una vez que la masa esté fría, estiramos las porciones entre 2 papeles de hornear con un rodillo.
  6. Con el cortapastas en forma de muñequito cortamos la masa y guardamos las galletas en el frigorífico para que vuelvan a endurecer. Es importante para que las galletas no crezcan, o lo hagan lo menos posible, durante el horneado. Los restos de masa que nos queden de después de cortar las galletas los dejaremos enfriar de nuevo en la nevera antes de volver a utilizarlos.
  7. Con el horno precalentado a 180º C, horneamos las galletas en la bandeja del medio con calor arriba y abajo durante unos 10 minutos, o hasta que estén doraditas.
  8. Al sacar las galletas del horno las dejaremos reposar en la propia bandeja de horneado unos minutos antes de pasarlas a una rejilla. Recién salidas del horno las galletas están muy blanditas y es fácil que se rompan en el traslado a la rejilla, si tenéis cuidado y con la ayuda de una espátula podríais pasarlas inmediatamente.